miércoles, 18 de noviembre de 2015

AVENTURAS Y DESVENTURAS DE ESTA MADURITA...

Pues ná, que hoy tenía un ratillo y me he dicho:
- Date un garbeo! Cómprate algo! (O mira las tiendas y ponte los dientes largos, no es época de rebajas y aún no toca volver a la guerra con la marabunda hambrienta de trapos...), pero como necesitaba maquillaje he entrado en mi tienda favorita... Hasta hoy!:
- Hola, te ayudo?
De túúúú!! Me ha tuteadooooo!!! Me he venido arriba y casi le pego un lengüetazo en los morros a la criarurita...
- Sí gracias! Necesito maquillaje, tengo la piel sensible (una princesa como yo... No podía ser de otra manera) y me gustaría...
No me ha dejado acabar la niñata de m... cuando me dice:
- Tenemos uno anti-edad muy bueno para pieles maduras...
Inspiro, aspiro, inspiro, aspiro, hiperventilo mientras cierro los ojos imaginando como le meto la mano en la boca y le saco el páncreas de entre sus perlados dientes, con los puños cerrados y las manos metidas en los bolsillos para no arrearle un zaparrostio en esa carita sin una arruga...
- Bonita, guapa, preciosa, mona... Yo no tengo arrugas! Son marcas de felicidad!!! Pero no insistas más, me lo llevo, lo probaré! Y no porque lo necesite, es que el color me gusta... Y dame un anteojeras, que parezco un oso panda con conjuntivitis cuando me levanto!!!
Ah! Y no hace falta que te pongas todos los productos que vendes en la cara! Te van a detener por fabricar drogas de diseño con tanta mezcla! So jalipollas!!!
Con mi ego lastimado he ido a otra tienda a comprarme una mascarilla para el pelo; Nunca lo he hecho, pero de un tiempo a esta parte, cuando intento raspar la encimera de la cocina con el estropajo nanas y no lo consigo, sólo con enseñarle mi flequillo se limpia sola acojonaíta perdida... Así que me adentro en la tienda dispuesta a solucionar mis problemas de hidratación capilar y le digo a la joven dependienta:
- Hola, vengo a por una mascarilla, porque tengo el pelo peor que la bruja Avería en sus tiempos mozos.
Me ha mirado como si estuviera loca, vamos que no conoce a la bruja Avería, de ahí su estupefacción facial. Una vez recompuesta, ni corta, ni perezosa me pega un tirón de pelo y me dice:
- Sí, lo tienes seco...
Era necesario? Digo, me ha pillado los pelillos que nacen cerca de la oreja y automáticamente se me ha saltado la lagrimilla, la cual ha lubricado el sistema respiratorio... (Vamos que he empezado a moquear como un trol de David el Gnomo!!) y aunque en el bolso llevo de todo oiga! Encontrar un pañuelo de papel en ese saco sin fondo que pesa como un un elefante a peso muerto, es cuanto menos imposible. Así que con el ojo derecho como el Guernica de Picasso, y los mocos saliendo sin freno que los parasen le he dicho:
- Si ya te lo he dicho!!! No agredas pava!!! Qué me recomiendas?
Y después de varias opciones he elegido una. A la hora de pagar me dice:
- Se recomienda poner de cantidad lo equivalente a una avellana, pero tú ponte el tamaño de una ciruela...
Que me ha llamado cabezona la hijaputa!!!
- Perdona mona! Por qué dices eso? Yo no soy cabezona, lo que pasa es que soy muy inteligente y el cerebro me ocupa más!!!
- Lo digo porque tienes mucho pelo y muy grueso para que te haga efecto...
- Vale gracias! Adiós!
He salido con mi mascarilla, mi maquillaje, el ojo derecho a la altura del moflete, los mocos resecaos haciendo película en la nariz, y así, de esa guisa he entrado en el súper para comprar algo tan glamuroso como una bolsa de almejas para cenar; El contraste cosmético con el pescatero es asombroso, pero es que la a vena de maru no me la quita ni el tato!
Qué triste coñe... Que no! Que mientras me pasaba esto iba pensando: esto lo tengo que contar... Y otra sesión que me ahorro!!!
He dicho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada